Imprimir
Categoría de nivel principal o raíz: Principales zonas estudiadas
Categoría: Montes de Valnera
Visto: 13006

 

EL KARST DE LOS MONTES DEL SOMO Y VALNERA
(Sierra de los Morteros, Castro Valnera, Lunada, icón del Fraile, Lusa e Imunía)


localiza.jpgLa montaña denominada Castro Valnera es la cumbre más alta de una parte de la Cordillera Cantábrica, que en la provincia de Burgos es la culminación de la gran área geomorfológica   de las Montañas de Burgos o Sector Vasco-Cantábrico.

Los materiales dispuestos en una estructura monoclinal pertenecen al Cretácico Inferior Marino y constituyen un "milhojas" de capas en las que se alternan los sedimentos calizos y las aportaciones terrígenas. Está circunstancia tiene especial relevancia en la instalación de un "macrokarst" del que se tiene la evidencia de seis sistemas hidrológicos.

El presente artículo, preliminar a un estudio más completo, pretende describir el medio kárstico de los dos sistemas superiores, Sistema Lusa-Imunía y el Sistema Castro-Lunada-Picón-Gándara.


APROXIMACIÓN.

Al norte de la provincia de Burgos una sucesión de cumbres, que desde el Puerto del Escudo van más allá del Puerto de los Tornos, traza el límite entre Castilla y Cantabria. Tomando como referencia la máxima cota de esas cumbres y culminación de las estribaciones orientales de la Cordillera Cantábrica, el Castro Valnera, acotaremos el área objeto de estudio entre el río Engaña por el Oeste, el Arroyo de La Sía por el Este, el límite provincial por el Norte y el Valle de Sotoscueva o  Depresión de Espinosa por el sur.

Dentro de esos límites definiremos un conjunto de tres macizos. El más meridional que llamaremos Sierra de Los Morteros está comprendido entre los ríos Engaña y Trueba, siendo la accidentada y calcárea vertiente norte de una serie de cumbres que va desde el Collado de Cantos Blancos - Nevero del Polluelo (1.508 msnm),  Pico de la Churra (1.498 msnm) y Carrascosa (1.341 msnm), es decir, la parte oriental de los Montes del Somo comprendidos entre el Valle del Engaña y Las Machorras. La solana desciende suavemente hacia el Valle de Sotoscueva y la umbría vierte al valle del río Trueba siendo su relieve más escalonado, destacando del paisaje las abruptas prominencias de calizas masivas como elemento estructurador del paisaje del valle de Estacas de Trueba.

La parte occidental de los Montes del Somo se extienden desde el Cotero de Sil de la Peña (1.501 msnm) que domina el Valle del Engaña  hasta Otero Mayor (1.200 msnm) en el Puerto de La Magdalena. Algunos autores restringen los Montes del Somo a esta área de la divisoria en la que nace el río Nela y que desciende hacia la Merindad de Valdeporres en el extremo más occidental del Valle de Sotoscueva. Sin embargo extenderemos el nombre de Montes del Somo a toda la impresionante ladera que se alza sobre Sotoscueva y llega a Espinosa de los Monteros de acuerdo con D. Pascual Madoz, que  sitúa a esta villa "a la falda de una elevada sierra titulada Somo".

Más al norte, entre Estacas de Trueba y  Lunada se alza el impresionante espigón de los  Montes de Valnera, con más de mil metros de desnivel sobre el fondo de los valles cántabros. Peña Negra (1.496 msnm), Castro Valnera (1.718 msnm) y Pico de la Miel (1.563 msnm) trazan  la divisoria hasta llegar al Portillo de Lunada. Estas cumbres junto con, la Cubada Grande (1.617 msnm) y el Curro (1.334 msnm) cierran el contorno de valles deprimidos, como el  del Bernacho (1.080 msnm), que nos adentra en el corazón del macizo desde la carretera de Lunada.

Por último, el relevo de la divisoria, a partir del Portillo de Lunada, lo toma un rosario de cumbres que va desde el Picón del Fraile (1.625 msnm), Peña Lusa (1.575 msnm), Colinas de la Tramasquera, Imunía (1.512 msnm) y llega hasta al Portillo de La Sía.

Administrativamente pertenecen mayoritariamente al término municipal  de Espinosa de los Monteros, solamente  la Cabecera del Engaña  y la vertiente sur del Pico de la Churra pertenecen a la Merindad de Sotoscueva.

MORFOLOGÍA.

El área que acabamos de describir supone la culminación del  relieve de crestas sucesivas que marca el paisaje de una de las zonas geomorfológicas principales en las que se divide la provincia de Burgos: Las Montañas de Burgos; constituyendo, de ahí la denominación de Divisoria Cantábrica, su límite septentrional. (Ortega, 1974).

Es una estructura monoclinal cuyo dorso se eleva desde el Valle de Sotoscueva por el sur para culminar dando cara al Cantábrico, en un  frente abrupto, impresionante precipicio, que domina la cabecera de los ríos cantábricos. Ríos que nacen en estrechos valles perpendiculares al borde y separados entre sí por estrechas aristas que festonean la cresta.

El reverso de esta estructura no es regular debido a la presencia de cuatro valles que se abren en el seno de la divisoria: Valle del  Trueba, de  Lunada, de La Sía y de Ríoseco.

El río Trueba, en su tramo superior, discurre por un valle de carácter ortoclinal, circunstancia que hace destacar las diferentes capas litológicas,  sobre todo las blancas prominencias calcáreas de la vertiente meridional, que desde El Pardo y El Horno se alzan sobre el collado del Puerto de Estacas de Trueba y  llegan hasta Los Castríos, sobre Salcedillo, cerca de la población de Las Machorras.

La vertiente norte, Peña Negra, La Horadada, las Cubadas y el Curro, y culminando en el Castro Valnera, presenta un aspecto cuarteado, formado por bloques calizos, aislados entre sí por valles y collados, acentuado por la presencia de fallas y fracturas.
Por otra parte el valle de Lunada, es una depresión en altura adaptada al contacto litológico de las formaciones del Castro Valnera y del Picón del Fraile. Es esta condición litológica la que origina un surco en forma de media luna y que hacia al sur,  adquiere un carácter cataclinal al contacto con las calizas masivas de Las Machorras. 
 
Las depresiones del Trueba y Lunada soportaron un campo glaciar, carácter que marca la morfología de esta zona. Aunque el mapa geológico representa los depósitos glaciares en los valles de la Sía, de Ríoseco, en donde se detectan hasta 6 depósitos morrénicos, y  en  del Arroyo de La Toba y de la Cubilla, hay que destacar también los depósitos que suavizan las laderas meridionales de Peña Lusa  conocidas como La Tramasquera.

El Picón del Fraile y Peña Lusa constituyen una inflexión en el trazado de la cresta de la Divisoria, de tal manera, que desde Cantabria son las cumbres dominantes de un macizo que se eleva desde la población de Arredondo, situada por debajo de los 200 msnm, asciende por Peña Lavalle, Alto de la Mina-Porracolina (1414 msnm), Alto de la Colina (1458 msnm) y culmina en el Picón del Fraile y Lusa que marcan el límite administrativo.

La vertiente occidental de este macizo se alza sobre los Valles de Pas y Miera, la septentrional sobre el Valle de Asón y la oriental sobre el valle de Soba. Desde el nacimiento del río Asón se abre, sobre la cota de 800 msnm, un valle glaciar, Valle de la Posadía, que acaba cerrándose en el término de Bustalveinte, al pie de la cara norte del Picón del Fraile. Un ramal de este valle, el Hojón y el Hondojón, se abre sobre la cota 1000 m,  hasta cerrarse en el Collado de los Porrones, entre el Picón del Fraile y Peña Lusa.

Fig1. Cortes GeológicoDesde Burgos, Picón del Fraile, y sus compañeros Pico de las Motas y Lusa,  se alzan sobre el valle de Lunada recortando el horizonte con sus moles calizas y dibujan sobre el plano un cuadrante que se prolonga por las Colinas de la Tramasquera  hasta Imunía, montaña que separa el valle de Lunada del valle de la Sía, y que cuya vertiente meridional, Maza Grande, Retorcao y el Tejuelo, paulatinamente desciende hacia Salcedillo y las Machorras (808 msnm). La vertiente septentrional del Alto de Imunía se halla afectado por la acción de la erosión remontante de arroyos tributarios del río Gándara, en el Valle de Soba.

El más meridional de los cuatro valles es el valle lateral de Ríoseco. Perpendicular al valle del Trueba, es  una profunda incisión de origen glaciar, que afecta al Somo desde los Castríos y paulatinamente gana anchura y profundidad para unirse al Trueba en Las Machorras.

Aparte de los cuatro valles que diseccionan el reverso de la estructura existen dos zonas deprimidas, producto de la debilidad tectónica existente en el seno del Macizo del Castro Valnera.

La primera de estas depresiones es un valle en artesa, al que se accede desde el valle del Trueba, encerrado entre el Curro y las Cubadas Grande y Pequeña que conforma un perfecto anfiteatro.

La segunda, a la que se  puede considerar el corazón de estos  parajes es el valle glaciokárstico del Bernacho. Su carácter deprimido se ve todavía más marcado por la impresionante mole del Castro Valnera, dándole la presencia de dolinas un cierto aire de polje. Al llegar al mismo pie del Castro la depresión se abre en dos circos, pudiendo ascender hasta el collado de la Cubada Grande y alcanzar la cumbre del Valnera, o bien se puede alcanzar el fondo del Bernacho y llegar al pie del Pico de la Miel.

GEOLOGÍA.
LITOLOGÍA.(Fig.2)
 

Fig.2 Corte geológico esquemático de la Divisoria Cantábrica. Basado en I.G.M.E. 1:50.000

La  parte de la Divisoria Cantábrica que nos ocupa está constituida por materiales del Cretácico Inferior, mayoritariamente del Albiense-Aptiense y concretamente en lo que se ha denominado "Complejo Urgoniano" y Supraurgoniano". La característica  general es la presencia de potentes bancos de calizas arrecifales intercaladas en niveles terrígenos. (I.G.M.E., 1978). Esta disposición estratigráfica en la que se produce una erosión selectiva hace destacar  a las calizas arrecifales masivas en forma de notables escalones y facetas, que proporcionan una abrupta topografía, sobre todo en la sierra de los Morteros y en la vertiente occidental de Imunía

Macizo del Castro Valnera.
hidro_somo.jpg· 1.- Cretácico inferior no marino. Una potente serie de areniscas, arcillas negras  y arcillas  limolíticas rojas que ocupan el fondo del Valle del río Pas y los barrancos que se el unen desde la vertiente cantabra del Castro Valnera sirven de base para los materiales del Cretácico Inferior Marino denominados Complejo Urgoniano.
· 2.- Bedouliense. Serie de unos 150 m de espesor que aflora en una estrecha franja de norte a sur  desde Estacas por la cara oeste del Castro. Está compuesta por margas arenosas con intercalaciones calizas arcillosas  muy fosilíferas y arenas y areniscas calcáreas; arcillas arenosas negruzcas; areniscas de grano fino y los últimos 45 m de calizas arrecifales con alternancias de areniscas.

· 3 y 3a.-    Bedouliense superior y techo del Bedouliense superior. Son dos bandas estrechas adosadas paralelamente  a la anterior. La primera de calizas arcillosas y arenosas con intercalaciones de carácter terrígeno. La segunda, denominada Areniscas del Puerto de Lunada varía considerablemente su espesor que en Lunada llega a 650 m a 35 m en Estacas de Trueba.

Cuadro1.jpg· 4 y 4a.-    Calizas Urgonianas intercaladas entre formaciones terrígenas "del Castro Valnera" del Gargasiense-Clansayense. Ocupan la casi totalidad del macizo extendiéndose desde la línea de cumbres Peña Negra-Castro-Pico de La Miel  hasta las carreteras de los puertos de Estacas y Lunada y se extienden hacia el norte en el Valle de Bustalveinte y Porracolina, ya en Cantabria. La unidad está constituida por una alternancia de bancos terrígenos y potentes bancos de calizas grises masivas. Las calizas son biomicritas y biopelmicritas. Los tramos terrígenos presentan frecuentes y bruscos cambios laterales de facies. Predominan las areniscas silíceas duras, las calizas arenosas o areniscas calcáreas, las margas arenosas y las arcillas.

· 5.- Margas del Río Trueba del Gargasiense. Son margas gris-oscuro con intercalaciones delgadas de calizas arcillosas dispuestas en alternancia regular. Ocupan una banda en forma de cuña a lo largo del Valle del río Trueba cuya máxima  anchura se alcanza  en Motas del Pardo, estrechándose progresivamente hasta Salcedillo. Tiene una potencia de 140 m.

Vertiente Norte de La Sierra de los Morteros y Macizo de Picón del Fraile-Imunía

Cuadro2.jpg· 6.- Calizas Urgonianas intercaladas en formaciones terrígenas "de Lunada" del Clansayense-Albiense inferior. Es una franja de materiales muy similares a los del Castro Valnera pero representando un cambio lateral de facies con respecto a esos. Afloran en la vertiente oeste de Imunía y bordean al del Picón del Fraile por el S y O a lo largo de todo el Puerto de Lunada y valle de Bustalveinte.

· 7.- Calizas arrecifales, areniscas y arcillas del nacimiento del río Engaña del Bedouliense superior-Albiense medio. Es una compleja unidad  en la que dominan las areniscas entre las que se intercalan las calizas arrecifales. Suponen un cambio lateral de facies con respecto a las Margas del río Trueba y las areniscas del puerto de Lunada  y la siguiente unidad.

· 8 y 8a.-    Calizas y Calizas con intercalaciones terrígenas "de Las Machorras" del Clansayense-Albiense medio. Está constituido por dos tramos de calizas arrecifales masivas de facies urgoniana en el se intercala una alternancia de calizas, calizas arenosas y areniscas.

 Las dos unidades se disponen a lo largo del la vertiente septentrional de la Sierra de los Morteros y la vertiente oeste del Macizo de Imunía destacando en el paisaje de los valles del  Trueba y Lunada las "hazas" calizas a modo de cantiles escalonados.

Cuadro3.jpgEn el Picón del Fraile la banda inferior, que descansa sobre la serie de "Lunada", está formada por calizas masivas que se alternan con niveles terrígenos de areniscas, margas y conglomerados.

Hacia el N la banda terrígena intermedia aflora en las cumbres del Picon del Fraile recibiendo el nombre de "areniscas de la Brenia"  cubriendo las calizas de la Peña del Becerral (Cantabria) y sirviendo de base al macizo de Peña Lusa.

El tramo superior, cuyo exponente morfológico es el  Macizo de Peña Lusa  tiene en  su base una franja margo-caliza (margo-calizas de Valcaba)  sobre la que se disponen las calizas masivas grises que caracterizan la inconfundible silueta de este macizo.

Cuadro4.jpg· 9.- La vertiente Sur del cordal Nevero del Poyuelo-Pico de la Churra-Carrascosa  y la vertiente Este del Macizo Imunía están constituidas por las Areniscas del Norte de Espinosa del Albiense Medio-Cenomaniense Inferior que sirven de base para los materiales del Valle de Sotoscueva.

· 10, 11 y 12.- El Cuaternario se haya representado en el fondo de los valles y zonas deprimidas por la acción combinada del glaciarismo que ha sufrido la zona, caso del Valle de Lunada en La Tramasquera y de Ríoseco; del arrastre de materiales coluviales por la escorrentía favorecidos por las acusadas pendientes, como en el Bernacho y el Curro; y por los depósitos aluviales del Trueba a partir de Las Machorras.

TECTÓNICA.

Los materiales se disponen en una estructura monoclinal con un buzamiento que vierte hacia el Este en la parte septentrional y central, Valnera e Imunía,  para ir girando hacia el Sudeste en la zona meridional, sierra de los Morteros.

La fracturación es intensa en el Castro Valnera, marcándole con una serie de profundas grietas paralelas  de dirección Noroeste - Sudeste, perfectamente visibles durante el ascenso por el collado de la Cubada, y que llegan a su máximo exponente en las simas situadas en las altiplanicies superiores de la montaña.

Al sur de las pistas de esquí de Lunada, una falla de desplazamiento lateral, que podríamos llamar de Torcaverosa-Celadías, atraviesa de Oeste a Este dividiendo el macizo  del Valnera. Esta fractura se prolonga hacia la Tramasquera y junto con otra fractura situada  poco más al N provocan el corte de las "mazas" calizas de la Peña del Trillo y de La Tramasquera, provocando la discontinuidad  con Peña Lusa al N e Imunía al S.

Al sur de la falla, y con dirección Noroeste - Sudeste, parten una serie de fallas que cuadriculan el contorno del castro del Curro y llegan a afectar a la sierra de los Morteros.

La disposición de las capas litológicas, alternando calizas  con areniscas y la preparación tectónica, marcan las pautas del desarrollo de un Karst, que además de dejar su impronta junto con las manifestaciones glaciares en la morfología del paraje, crea una serie de redes hipógeas de drenaje  en el seno de los macizos que modifican el límite hidrólogico entre la Cuenca Norte y la del Ebro.

HIDROLOGÍA Y KARST.

Hasta el descubrimiento de la Torca de los Morteros en Imunía, a finales de la década de los 70 del siglo pasado, se la puede considerar una zona prácticamente olvidada,  situada entre dos referentes  de la espeleología: los grandes complejos kársticos de Ojo Guareña en Burgos y de Cueto-Coventosa, situado en el Macizo de Porracolina, en Cantabria.

Desde ese momento los descubrimientos se suceden vertiginosamente y a la Torca de los Morteros se le añaden grandes redes como Cuevas de Salderrañao y de los Manojos en la Cabecera del Engaña, el Sistema de la Cubada Grande en el macizo del Valnera, Sistemas de la Bernías y de Lastrias en el Valle de Lunada, Torca de los Corrales del Trillo en Peña Lusa y los profundos pozos que se encuentran sobre todo en Imunía y el Castro Valnera.

Paralelamente en el citado Macizo de Porracolina y a partir de los años 50 con el descubrimiento de Coventosa y de los 60 de Cueto, se inicia una carrera de descubrimientos  y uniones que desemboca en la determinación de la existencia de seis sistemas karsticos principales (Simonot, SCD, 2006): Sistema Cubiobramante (La Canal-Cayuela), Sistema Cubera (Cueto-Coventosa), Sistema Huerto de Rey (Salcedillo-Cueva Fresca), Sistema de Hoyo Grande, Sistema de la Gándara y, el superior, Sistema de Lusa. (Fig. 3)

Aún así, en 1998, el Mapa Hídrico de la Provincia de Burgos nos presenta toda la Divisoria Cantábrica desde Virtus hasta Ordunte como formaciones de baja o muy baja permeabilidad ignorando la alta transmisividad de las karstificadas calizas urgonianas de esta parte de la Montaña burgalesa.

Desde el punto de vista burgalés nos encontramos dentro del ámbito geomorfológico del Sector Vasco-Cantábrico, en el dominio kárstico  de la  Divisoria Cantábrica, 09.1 (antigua zona del Catastro Espeleológico de Burgos BU-XII) y más concretamente en las unidades kársticas  09.1.2.2 Montes del Somo-Sierra de los Morteros, 09.1.2.3 Valnera - Bernacho - Lunada - Picón del Fraile y  09.1.2.4  Lusa -  Imunía.

De acuerdo con un criterio geomorfológico e hidrogeológico la unidad kárstica  09.1.2.2 (BU-XII.A3) Montes del Somo-Sierra de los Morteros constituye la parte oriental de los Montes del Somo. Se encuentra delimitada por el valle del Trueba al N y E, la Depresión Ortoclinal de Espinosa (Valle de Sotoscueva) al S y el valle del Engaña al O. Los tramos karstificados se encuentran en la Cabecera del Engaña y en la vertiente norte (Sierra de los Morteros). Esta última forma la misma unidad litológica que el Macizo de Imunía del que se haya separado por la perforación glaciar del Trueba. (Tabla 1)

Las aguas superficiales de la vertiente meridional son drenadas a través del valle del Engaña y el valle de Rioseco. La vertiente norte drena a través del arroyo del Pardo y el arroyo de la Canaleja en el tramo más alto del río Trueba. Es en esta misma área donde nos encontramos con la surgencia más importante de toda la zona de estudio, Fuente Cornejo. Se encuentra emplazada en las margas del Trueba, al borde de la carretera del Puerto de Estacas de Trueba. Es una surgencia difusa, cuyas aguas alimentan enseguida al río Trueba y que  podrían tener origen en los tramos calizos del Pardo y el Horno, al N del Nevero del Poyuelo, en donde  se sitúan manifestaciones kársticas como la Torca del Mortero y la Torca de Sogalamuela, sin descartar su posible relación con el sistema de Cuevas de los Manojos en la Cabecera del Engaña.

La unidad kárstica 09.1.2.3 (BU-XII.A4) Valnera - Bernacho - Lunada - Picón del Fraile se extiende a todo el Macizo del Castro Valnera y Picón del Fraile, área comprendida  entre la divisoria provincial al O, el Puerto de Estacas de Trueba al S y que se extiende más allá del límite provincial  al N del Puerto de Lunada,  entre Bustalveinte y la Peña del Becerral.

Es una unidad litológica caracterizada por  las calizas Urgonianas con intercalaciones terrígenas del Castro, Lunada y Picón del Fraile. (Tabla 2)

somo.jpgEl Sistema del Gándara, emplaza los más de 74 Km de galerías de O a E, entre la vertiente occidental del Picón del Fraile, Cueva de los Calígrafos y la Cueva del Gándara al pie de la Peña Becerral existiendo un desnivel de 814 metros. Un sector del sistema, el que se desarrolla bajo el valle del Hojón adquiere una dirección predominante SO-NE.

En el Picón del Fraile, y en nivel superior al que se desarrolla el Sistema del Gándara, se emplazan cavidades como la Cueva del Jabato y la Cueva del Oso.

Cerca del Collado del Puerto de Lunada se sitúa el Sistema  de Lunada, compuesto por las cavidades de Lastrias,  Sumidero de Lunada, Cueva de las Bernías y Sistema de las Bernías, conjunto que empieza a definirse como drenaje hacia la red de galerías del Sistema del Gándara que se desarrollan por debajo del Valle del Hondojón. El conjunto se emplaza entre series alternadas de areniscas que" impermeabilizan" los diferentes niveles de calizas de escaso espesor y fuertemente lenarizadas de la serie de "Lunada"
En la vertiente O del Pico de la Miel cavidades como la Torca del Hoyo y P.M. 6-7-8 prolongan la superficie de adsorción del Sistema de Lunada.

Al S de la Falla Torcaverosa-Celadías  se sitúan, el "Conjunto de torcas del Castro Valnera" caracterizado por el desarrollo de cavidades de desarrollo netamente vertical, destacando la presencia de más de 10 pozos con una profundidad superior a 100 m.

Y el Sistema Cuetos-Celadías, que aunque las direcciones de sus conductos apuntan hacia el arroyo de Argumal, el destino  de las aguas drenadas es una incógnita.

Al S del Castro Valnera y separado por una vaguada se sitúan las Cubadas, en donde se desarrolla el Sistema de la Cubada Grande. Si bien la dirección dominante es la OSO-ENE, la presencia de un derrumbe imposibilita la progresión aunque la circulación continúe por conductos inferiores. La surgencia de Fuenterabiosa   situada en la vertiente S del "bloque" calizo de la Horadada, ya en el valle del Trueba, parece drenar aguas procedentes de pérdidas del Arroyo de Peña Negra.
La unidad kárstica  09.1.2.4 (BU-XII.A5)  Lusa -  Imunía comprende la línea de cumbres comprendida entre el puerto de Lunada y el puerto de la Sía. Litologicamente  nos encontramos en un nivel superior denominado "Sistema de Lusa" (Simonot, 2006). (Tabla 3)

En esta unidad nos encontramos con redes como la Cueva del Lobo (7 entradas emplazadas en Cantabria) que se extiende en el seno de la Peña Lusa y excavada entre las calizas margosas basales "de Valcaba" y las calizas masivas de Lusa.
Aislada tectónicamente de los Macizos de Lusa  y de Imunía por la presencia de dos fallas se encuentra la Peña del Trillo. Las galerías activas inferiores del  Sistema Peña del Trillo - Tramasquera conducirían las aguas desde la Cueva de los Lagos (Valle de Lunada) hasta las surgencias  del río Argumal en el contacto de  los materiales terrígenos con las calizas margosas basales.

La Torca de los Morteros se emplaza en la vertiente oriental del Alto de Imunía, en un "haza"  caliza sobre el valle de la Sía. La cavidad está estructurada sobre una red de amplios conductos horizontales  y superpuestos y actualmente inactivos  atravesada por una red de pozos muy profundos que conducen las aguas hacia los niveles calizo-margosos y margosos con un dirección aproximada NNE, hacia la Malmada, cabecera del valle remontante del Argumal. 
En la vertiente meridional de Imunía, Mazagrande, Retorcao, Valdescaño y Tejuelo se localizan cavidades de carácter netamente vertical como el Covarato, o adaptadas al buzamiento como la Torca del Haya, o de desarrollo horizontal como las Cuevas de Valdescaño. La surgencia más importante es el Cubio de Beroluncho que vierte sus aguas al río Trueba en las proximidades de Las Machorras.

En resumen los materiales karstificados del Aptiense-Albiense dispuestos en dos sistemas diferentes: Sistema Valnera-Lunada-Gándara y el Sistema Lusa-Imunía, constituyen una importante área de recarga de las surgencias que dan origen al nacimiento del río Gándara y del Arroyo de Argumal. En cualquier caso nos encontramos en un caso en que el drenaje hipogeo,  no coincide con la circulación superficial.

BIBLIOGRAFÍA. 

EDELWEISS, Grupo Espeleológico: (1992): Monografía sobre Grandes Cavidades Burgalesas. Kaite, Estudios de Espeleología Burgalesa nº 6. Excma. Diputación de Burgos, 219 pp. Burgos.
ORTEGA VALCARCEL, José (1974): La transformación de un espacio rural: Las Montañas de Burgos. Estudio de Geografía Regional, Univ. Valladolid, Dpto. Geografía, 531 pp. Valladolid.
PUCH RAMIREZ, Carlos (1998): Grandes Cuevas y Simas de España. Espeleo Club de Gracia, 794 pp. Barcelona.
RAMIREZ DEL POZO, José; PORTERO, J. M. (1978): Mapa Geológico de España E. 1:50.000. Villacarriedo. Hoja y Memoria Explicativa nº 59, Inst. Geol. y Min. De España, 46 pp. Madrid.
RAMIREZ DEL POZO, José; OLMO ZAMORA, Pedro del  (1978): Mapa Geológico de España E. 1:50.000. Espinosa de los Monteros. Hoja y Memoria Explicativa nº 84, Inst. Geol. y Min. De España, 464 pp. Madrid.
SIMONNOT, Guy: Cuevasdelason.canalblog.com
SERRANO CAÑADAS, Enrique (1995): Geomorfología Glaciar del Alto Trueba, Libro-guía de las XI jornadas de Campo de Geografía Física, pp 99-102.